BUSCAR

Honeymoon: VENECIA

Honeymoon: VENECIA

Qué ganas tenía de ir compartiendo con vosotros todas las maravillas que han visto mis ojos durante todo nuestro viaje de novios, especialmente desde el minuto uno que pisamos la isla italiana de Venecia, nuestra primera parada de nuestra luna de miel.

Desde el principio tanto Fer como yo lo tuvimos claro, la idea de irnos lejos a una isla paradisiaca nos atraía y mucho (¿a quién no?), pero los dos somos un culo inquieto y no hubiésemos aguantado los diez días bajo el sol sin apenas hacer actividades y excursiones. Por eso enseguida los dos lo vimos clarísimo, queríamos irnos por Europa, en concreto a las famosas islas griegas (ya sabéis que siento devoción por ellas y eso que nunca antes había estado. ¡Lo que hace Pinterest!) Pero antes de irnos para allá queríamos hacer antes otra parada y estuvimos barajando dos ciudades: París o Venecia, y acabó tirándonos más Venecia, ya que nos parecía más especial y sentíamos más curiosidad por ver una ciudad construida en una laguna, en concreto en un archipiélago de 118 islas unidas entre sí por 455 puentes. ¡Asombroso!Y qué queréis que os diga, no tengo palabras para describir esta maravillosa y mágica ciudad. No sé si alguno de vosotros habrá estado, pero yo iba con la idea de que simplemente me gustaría, que tampoco sería para tanto, y al final fui yo la que no quería marcharse de allí y le pedía a Dios tan solo un par de días más para disfrutar de sus preciosos edificios venecianos y de esos paseos tan románticos en góndola. Si os digo que es una ciudad especial, me quedo corta. No sabría describírosla muy bien, solamente se me vienen a la cabeza estos adjetivos para cualificarla: Venecia es una ciudad mágica, elegante, muy elegante, señorial, majestuosa, espléndida y maravillosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Llama mucho la atención ver una ciudad sin coches, sin semáforos, sin ruidos y sin contaminación. De ahí a que estés en otro mundo… ¡Todo parece de película! Y qué deciros del color de sus canales, te trasladaban al verano y te transmitían muchísima paz y serenidad. En más de una ocasión recuerdo que le decía a Fer: “quiero tirarme y quiero bañarme”. Aunque también hizo mucho el calor que nos hizo… jeje

 

 

 

Estuvimos en Venecia tres días, bueno en realidad, dos días y medio, de ahí que diga que me hizo falta un día más para seguir descubriéndola. En esos dos días y medio recorrimos gran parte de la ciudad gracias a Alejandro, el hermano de Fer, un apasionado del arte, de la cultura, de la historia y del mundo en general. Sin él, no habríamos visto ni la mitad de Venecia y hubiésemos visto solo lo importante, el centro de la ciudad, lo que visita todo el mundo. Así que Alejandro, ¡gracias un vez más! (Desde aquí te mando un beso y un achuchón super fuerte que te echamos mucho de menos). ¡Sigue disfrutando y aprendiendo mucho de tu erasmus!

 

 

 

Si alguno/a de vosotras tiene previsto ir a Venecia los próximos meses, que me lo diga y le pongo en contacto con él. 😉

 

 

Yo es que como empiece a contaros, podemos tirarnos aquí hasta mañana, pasado y todo el puente. Así que, os comparto estas imágenes que espero que os gusten con los edificios más emblemáticos de la ciudad, como por ejemplo la plaza y la catedral de San Marcos, la basílica de Santa María della Salute, el impresionante Palacio de Ducal y muchas calles más. ¡Disfruta y piérdete conmigo por las calles venecianas!

 

 

 

 

 

 

 

A la vuelta del puente os mostraré la isla de Burano, otra pequeña isla que merece muchísimo la pena ver por sus casitas y fachadas de colores y que está situada a veinte minutos de Venecia en vaporetto.
Os mando besos y gracias por vuestra buena acogida a la vuelta de Made in Style. ¡Feliz puente a todos! ¡Nos vemos a la vuelta!

Te recomendamos

2 Comentarios

Queremos leer tu opinión