BUSCAR

La boda de Rocío & Fernando

La boda de Rocío & Fernando

Retomamos las bodas en Made in Style y hoy os traigo la boda de una chica muy especial, la de Rocío, una mujer con la que congenié enseguida hace años y la que accedió encantada a salir en mi Street Style de Terra España. Recuerdo que pasamos un rato muy divertido y desde entonces hemos mantenido el contacto. Y hoy quiero mostraros todos los detalles de su boda. Una boda que todos los invitados recuerdan con muchísima alegría y entusiasmo. Y no es para menos cuando veáis vosotros mismos todos los elementos decorativos del gran día.

Los novios

Rocío y Fernando se conocieron por unos amigos en común, (qué sería de esta vida sin esos amigos que de vez en cuando ejercen de Celestinos), y se casaron en el Monasterio de Ucles, una iglesia espectacular ubicada en Cuenca que encandiló a los novios en cuanto la vieron.

Ella para su día B se enfundó en un elegante diseño de Basaldúa y lo lució con una preciosa mantilla y peineta de la familia y un precioso ramo campestre de LÁtelier de las Flores compuesto de cardos, flores silvestres y rosas que combinó con tonos azules, rosas, verdes y blancos.

Los pendientes se los regalaron sus padres por Reyes, los zapatos eran blancos de Resán con la suela roja y para el maquillaje y peinado confió en las manos de Beatriz Pérez Simón, su asesora de imagen desde hace años.

Fernando, el novio, se decantó por Mansolutely, donde le hicieron un chaqué hecho a medida en color negro siguiendo una línea clásica. El chaleco fue de color crema, la corbata en tonos azules a rayas de Loewe y los gemelos de Lander Urquijo.

Ceremonia y Banquete

Después de darse el “sí, quiero” en el Monasterio de Ucles, todos los asistentes salieron corriendo hacia Villa Paz para festejar el gran acontecimiento por todo lo alto, la finca familiar de la novia donde se bautizó y donde más ilusión le hacía celebrar el día de su boda. Una finca que perteneció a la Infanta Paz de Borbón y a los Dominguín.

Los vestidos de las niñas de arras estaban inspirados en una foto que vio Rocío hace años y todos ellos fueron confeccionados a mano por una amiga de la madre de la novia. Todas llevaron corona de flores de Bibiana la Lia.

Desde el minuto uno que empezó el cóctel, Rocío se soltó la melena y la lució con una vistosa corona de flores que le hicieron en Bibiana la Lia.

La encargada de que todo saliera a pedir de boca en la boda de Rocío fue Cristina&Co, quien hizo un trabajo extraordinario ayudándoles a decorar con mucho gusto y estilo la casa familiar de la novia.

La boda estuvo inspirada en la bonita película de Memorias de África, ya que el entorno donde está ubicada la finca les recordaba mucho al de la película. De ahí que los novios decidieran hacerlo así. Sabia decisión porque quedó todo precioso y el lugar desprendía mucho encanto.

El catering corrió a cargo de Quilicuá y todos sus platos fueron un éxito. Fue, sin duda, una de las mejores decisiones que tomaron.

El baile

El primer baile como marido y mujer fue con la canción Just de way you are en acústico de Anthem Lights. Una bonita versión que defendieron a las mil maravillas con la compañía de su querida sobrina de tres años, quien se sumó al baile nupcial para tener su momento con los novios. Un baile que jamás olvidarán y que endulzaron con un candy bar de lo más espectacular que hizo Simplemente Ideal. Un candy bar con mucha clase y personalidad que invitó a acercarse tanto a niños como a adultos. ¡Bravo! 

Las fotos del gran día las hizo Neima Pidal, quien se encargó de inmortalizar cada momento de la celebración de una forma única y muy especial. Y para el vídeo confiaron en el trabajo de Mermellata Films.

Una boda preciosa y de las que roban más de un suspiro. Muchas gracias Rocío por haber querido compartir tu día B con todas las lectoras de Made in Style. Espero que cojáis muchas ideas todas aquellas que daréis el “sí, quiero” durante los próximos meses o años. ¡Os espero mañana con un post muy especial!

Te recomendamos

Queremos leer tu opinión