BUSCAR

Mi vestido de novia

Mi vestido de novia
Y llegó el gran día de compartir con todos vosotros la pieza protagonista del gran día: el vestido de novia. Ese diseño que llevaba conmigo en la cabeza desde hace un par de años y que gracias a una excelente y maravillosa persona pude lucir el día de mi boda.

Sí, soy consciente de que os he hecho esperar demasiado y que lleváis preguntándome por él en Instagram desde septiembre, pero quería ir haciendo reportaje de todos y cada uno de los detalles y como comprenderéis, el vestido tenía que ser lo último.
Una cosa estaba nítida, las mangas las quería largas, pero como toda novia también tuve mis dudas sobre el diseño del vestido y al principio quería uno con pedrería y abalorios en tono gris plata en el cuerpo superior con falda de vuelo de color blanco roto. Y también se me pasó por la cabeza un vestido entero (de pies a cabeza) entallado de guipur blanco, pero finalmente no fue ni una cosa ni otra. ¡Fue la mezcla de los dos! Me quedé con la falda del primero y con el cuerpo de guipur del segundo. Y este fue el resultado…
boda_loreto_gordo_made_in_style_vestido_de_novia_guipur_blanco-0012.jpg
boda_loreto_gordo_made_in_style_vestido_de_novia_guipur_blanco-0007.jpg
boda_loreto_gordo_made_in_style_vestido_de_novia_guipur_blanco

 

Un diseño que puse en manos de una modista llamada Julia y que lo plasmó a la perfección desde el minuto uno. Una modista a la que recomiendo con los ojos cerrados. Trabaja con los mejores proveedores de telas, te transmite toda la serenidad que una novia necesita los meses previos a la boda y te hace el vestido que tú quieres por un presupuesto razonable. Por tanto, si me volviera a casar, volvería a recurrir a ella. Así que, si alguna de vosotras se casa este año o tiene alguna amiga que lo vaya a hacer y se encuentra en el dilema de escoger entre diseñador o modista, ya sabéis cuál es mi recomendación.

Después de pasar media mañana peinándome y maquillándome en el salón de Moncho Moreno, el vestido me esperaba en una de las habitaciones del prestigioso Hotel The Principal Madrid (C/Marqués de Valdeiglesias 1) donde me arreglé con el resto de mi familia. Y allí tuvo lugar los retoques de última hora.
boda_loreto_gordo_made_in_style_vestido_de_novia_guipur_blanco
boda_loreto_gordo_made_in_style_vestido_de_novia_guipur_blanco
boda_loreto_gordo_made_in_style_vestido_de_novia_guipur_blanco
Había llegado el momento de vestirse y de ponerse los pendientes, una joya plateada que tomé prestada de una amiga del día de su boda. Y sí, los que me conocéis, ya sabéis que siento debilidad por los pendientes largos y que cuando tengo ocasión de lucirlos siempre me decanto por ellos. Pues bien, el día de la boda no podía ser menos y eran un básico imprescindible para mi. Unos pendientes que lucían de maravilla con la coleta y ésta con el escote de la espalda. (Ahora entenderéis porque me decanté finalmente por la coleta. Todo se iba a lucir más: los pendientes, el vestido y la espalda) 😉
Eran las 17:45 y había llegado el momento de abandonar la habitación para ir a la iglesia y encontrarme con Fer. Solo de pensar en el momento “altar” me emocionaba. En marzo haremos siete años juntos y me parecía increíble que por fin haya llegado nuestro día tan esperado y soñado.
Como ya sabéis, la ceremonia tuvo lugar a las 18:00 en la Capilla del Colegio de Nuestra Señora del Pilar (en Príncipe de Vergara) y allí estaba él con toda la familia y todos nuestros invitados esperando a que llegase para poder celebrar la ceremonia. Un encuentro que fue de lo más emotivo para los dos y que celebramos con un gran y sincero abrazo.
Ya como marido y mujer (todavía no me acostumbro a estas dos palabras) abandonamos la iglesia y nos subimos al coche que nos estaba esperando para ir al lugar donde se celebraba el convite. Un descapotable de color blanco que condujo Fer y que fue detalle de la marca de automóviles Mazda, esa firma con la que colaboramos hace aproximadamente dos años.
Y una vez llegados a la finca donde se celebraba el cocktail y la cena, hicimos algunas fotos de nosotros (fijaos en el chaleco que llevó Fer, de cuadros escoceses en azul y verde, ¡me chifló!) y con el resto de los invitados. Más tarde tuvo lugar la cena y acabamos con el baile donde todos bailamos como si no hubiera mañana.
Y esto ha sido en cuanto al día más feliz de mi vida. Elena Bau, gracias una vez más por inmortalizar cada uno de esos momentos y gracias a todos los que nos acompañasteis ese día. ¡Espero que os haya gustado y que hayáis disfrutado conmigo de la entrada!

Te recomendamos

11 Comentarios

  • Marta 5 Abril, 2017 15:53

    Hola Loreto.

    ¿En qué finca te casaste? Estoy buscando ideas para mi boda 🙂

    Gracias!!!!

    • Loreto Gordo 6 Abril, 2017 09:24

      Hola Marta!

      El convite lo celebramos en “Diez y Medio”, lo que era antes “La Antigua Leyenda” y lo que es ahora “El Jardín de la Máquina”! Es una finca con muchísimo encanto, al más puro estilo casita de cuento!

      • Marta 6 Abril, 2017 12:17

        ¡¡Mil gracias!! 🙂

  • Anónimo 17 Febrero, 2016 08:07

    Precioso! Podrías decirme cómo contactar con Julia, la modista? Gracias!

  • Anónimo 31 Enero, 2016 22:19

    Me encantan los pendientes, podrias decirme de donde son?? Gracias!!

    • admin 1 Febrero, 2016 15:56

      Hola! Los pendientes me los prestó una amiga pero son del anticuario López-Linares, C/Claudio Coello 60. Ve porque tienes infinitos modelos y todos ellos preciosos!! Te dejo también su página web: http://www.lopezlinaresvintagejewelry.com/

  • Anónimo 12 Enero, 2016 15:35

    Sin palabras!!!!

  • Ana 12 Enero, 2016 09:07

    Impresionante vestido, impresionantes novios e impresionante boda!

Queremos leer tu opinión

Responder a Marta Cancelar respuesta